Repetimos garbanzada!

Repetimos garbanzada!

Parece que el  Centro abierto infantil somos de tradiciones y más cuando las esperamos y las preparamos con tantas ganas e ilusión.

Por segundo año consecutivo los niños decidieronen el espacio asambleario del proyecto que este año volveríamos a repetir “La noche dle garbanzo”. Este año, con un poco más de experiencia, los niños consensuaron nuevas propuestas para la gran noche y para el día siguiente.

Parece ser que esta actividad tiene una connotación especial para los niños, suponemos que el hecho de compartir una noche especial con los compañeros /as y “romper con las normas” del espacio diario no tiene precio. Entendiendo su ilusión los educadores hemos aprovechado la ocasión  para trabajar más intensamente algunos aspectos de la buena conducta y del saber hacer,  premiando aquellos que diariamente se esfuerzan en sus responsabilidades en el COI.

Al igual que el año pasado los niños se organizaron por comisiones, mientras el grupo de pequeños preparaba el salón para la cena, los medianos se encargaban de colaborar en la preparación de la cena y los mayores acomodaban la Ludoteca donde íbamos a pasar la noche.

La noche superó las expectativas de muchos niños ya que tanto  la cena como los juegos fueron de lo más inesperados… pero la cosa no terminaba ahí, ya que los nervios del día siguiente no nos dejaron dormir mucho. La aventura del “Happy park” en Sants nos esperaba.

Dormimos más bien poco.  A las 8h de la mañana  sonaban los despertadores, y tocaba ir “al grano”: recoger la Ludoteca, vestirnos y prepararnos para el desayuno, coger el autobús y el tren y… salir hacia el Happy Park!

Eran las 11h y ya hacíamos cola, una gran infraestructura de castillos hinchables, piscinas de bolas, toboganes, circuitos entre rejillas, tirolinas, camas elásticas, caminos de obstáculos, tuberías gigantes … Aún sin haber  dormido demasiado, los ojos de los niños estaban abiertos como platos! Disfrutamos de 2h de un ocio algo inusual pero muy estimulante y satisfactorio para los niños y para que no decirlo… también para los educadores!

Ha sido una experiencia única y muy divertida, la cena, jugar de noche en el Ateneo, explicar historias, dormir juntos, despertarnos en la Ludoteca, y disfrutar de 2h de adrenalina al Happy Park… El  símbolo de haber vivido una experiencia super emocionante era el agotamiento de los niños durante el viaje de vuelta.

Hasta el próximo año!

Related Posts

Leave a Comment