La Salut Alta entrevista a Pilar López

Es importante formar parte de la historia de la gente!



Pilar López Díaz. Nació en el barrio  San Roque, donde también trabaja.
A punto de cumplir los 50 años. De profesión Educadora Social y licenciada en Ciencias Químicas.
Actualmente trabaja como coordinadora de proyectos en la Fundación Ateneu Sant Roc.


Foto-el-tot-2-300x208

Hoy bajaré al barrio Sant Roc para entrevistar a Pilar, coordinadora de proyectos de la Fundación Ateneu Sant Roc. Me hace mucha ilusión, porque hace unas semanas estuvimos visitando la entidad y salí fascinada! Se trata de una Fundación que en 1969 se creó con el nombre de “Centro Socio-Cultural San Roque” y que no fue hasta el año 1987 que se constituyó como Fundación Ateneu Sant Roc. Pero dejaré que Pilar nos lo explique mejor


 

Buenos días Pilar! Para situarnos un poco, nos podrías explicar desde cuándo y con qué objetivo se creó el Ateneo San Roque?

A lo largo de los años el Ateneo ha ido pasando por diferentes nombres. Nació como Centro Social en el año 69, después se llamó Ateneu Popular Sant Roc, hasta que se convirtió jurídicamente en Fundación Ateneu Sant Roc.

El barrio de San Roque se creó con muchísimas carencias y por este motivo nació el Centro Social. Con un carácter muy reivindicativo, se organizó con gente del barrio, con el objetivo de proponer actividades para mejorar el entorno y la vida de las personas, trabajando para la cohesión del barrio, a través de actividades que realizaban juntos.

Pilar, entonces nacistéis prácticamente al mismo tiempo tú y el Centro Social … (Pilar ríe).

 

Hoy en día su campo de acción ha crecido mucho, no? ¿Cómo definirías el camino que ha hecho el Ateneo? ¿Qué le ha caracterizado?

La esencia y el por qué de la vida de la gente del barrio, las necesidades y el espíritu de cohesión social entre diferentes culturas siguen siendo el motor del Ateneo. Trabajamos la vinculación entre población diversa y esto no ha hecho más que continuar a lo largo de estos años. La línea es la misma pero con la nueva población que está llegando estos últimos años. Antes nos unía la lengua, ahora en el barrio, tenemos la dificultad de que convivimos con otras lenguas.

Se han ampliado los tipos de proyectos, con objetivos  de intervención sociocultural más generales y otros para población con riesgo de exclusión social, más específicos . En los inicios, los vecinos vieron el Centro Social, como un lugar donde poder reunirse y cubrir las necesidades que había en el barrio. Creo que siempre hemos estado con los ojos muy abiertos,  intentando dar respuesta a una realidad cambiante, sin perder lo esencial.

 

Cómo han cambiado las necesidades del barrio y de las familias en este tiempo?

Para nosotros es fundamental ofrecer espacios donde la gente se conozca y pueda compartir. Antiguamente se poníaa mucha fuerza en fiestas de barrio y actualmente, intentamos reforzarlo.

Nos adaptamos a las necesidades del momento. Por ejemplo, antes los jóvenes pedían espacios para realizar actividades lúdicas, música, manualidades. Y, actualmente, los jóvenes lo que piden es que los ayudamos a hacer deberes, estudiar. Es otro perfil.

 

¿Cómo valoráis los proyectos que van surgiendo? Como decidís cuales elegir?  Quién los propone?

Nosotros tenemos muy claro que no podemos dar respuesta  ni resolver todos los problemas y necesidades del Barrio. Ofrecemos lo que tenemos y lo que podemos. Tenemos una capacidad y unos recursos limitados. A lo largo de los años hay proyectos que han desaparecido porque quizás no daban la respuesta que queríamos, otros continúan ya que funcionan muy bien y se han iniciado otros nuevos porque detectamos que hay una necesidad. A la vez, la evolución de los proyectos va muy de la mano del equipo de gente que está en los mismos.

Hacemos también un encuentro al año con toda la gente que están en activo en los proyectos (incluidos los voluntarios), aquí el objetivo, aparte de reflexionar sobre algún tema, se trata de aportar ideas de cómo podemos ir evolucionando y de  hacer propuestas. No podemos crecer mucho más, por cuestión de espacio y por cuestión económico ya que cuesta mucho mantener lo que tenemos, pero es oportunidad para re-enfocar temas y poner más énfasis en alguna de las propuestas.

Somos una entidad arraigada en el territorio.

 

¿Cuál crees que es la clave para llegar al corazón de las familias del barrio?

Pienso que principalmente es el tiempo. La vinculación que podemos tener con las familias del barrio es de hace más de 40 años. Hay algunos participantes que desde hace mucho años, están vinculados al Ateneo de alguna manera. O bien porque hace años fueron al Esplai, o bien porque llevaban a sus hijos, o se benefician de alguna de las actividades que ofrecemos… Por ejemplo, una Manoli que cuando entré hacía duchas, ahora todavía lo hace! O un Juan que recibe cada día a los Niños en la puerta. No nos sucede lo mismo con la población recién llegada, todavía no hemos arraigado con ellos. Ya hace unos años que viven en el barrio, pero necesitan tiempo para sentir que hay  confianza con nosotros.

 

Y tú, desde cuando estás? En qué consiste tu tarea?

Bufff, hace unos 22 años! Ahora estoy como coordinadora de proyectos, que consiste en hacer el seguimiento de cómo van todos los proyectos, tener la visión más global del Ateneo e intentar transmitir esta visión a todos. También llevo otros temas como dinamizaciones en temas de cultura.

 

En tu opinión, ¿cuál es la situación actual del movimiento asociativo de San Roque? Nos puedes explicar cuáles son las reivindicaciones principales del barrio?

Mmm … como te lo diré … No veo mucho movimiento asociativo en el barrio en estos momentos, no …

Afortunadamente, en su momento hubo un movimiento asociativo muy potente que proporcionó al barrio todo tipo de servicios (biblioteca, mercado municipal, hogar de ancianos, residencia de enfermos mentales, servicios sociales, centro cívico, consorcio Badalona Sur…) en este sentido estamos muy cubiertos.

Asimismo, hay otras entidades en el barrio que funcionan pero cada uno tiene su espacio. Participamos conjuntamente en reuniones que son más a nivel de territorio, pero no hay vinculación entre nosotros.

 

Hace unos días el equipo de profesionales de la Fundación Salud Alta vinimos a haceros una visita y, en ésta, Salvador, director del Ateneo, nos comentó que tenéis unos 400 voluntarios. ¿Cuál es la clave para tener tantos?

Bueno, hay mucha diversidad! Tenemos voluntarios a nivel puntual, esporádicos o voluntarios que participan más activamente en proyectos, mantenimiento o atención directa.

Intentamos aprovechar las ferias para hacer contactos y atraer más voluntarios. Pero lo más importante son los años que lleva el Ateneo en el barrio, lo conoce todo el mundo y mucha gente en algún momento de su vida ha tenido algún tipo de vinculación con nosotros y este vínculo ha hecho que después quieran ser voluntarios o colaborar en proyectos. Algunos son hijos de gente que hace años había participado en alguna actividad del Ateneo.

 

¿Qué nos recomendarías a la Fundación Salut Alta para ampliar nuestro equipo de voluntarios y voluntarias?

El boca-oreja. Es muy importante ser visibles en el barrio y que se conozca lo que se hace.

Para tener gente voluntaria del barrio tienes que ofrecer algo que interese, por ejemplo actividades. Nosotros aquí hacemos zumba, biodanza, patchwork, coral, petanca, teatro… Y son los vecinos los que también están vinculados al Ateneo participando en estas actividades es entonces cuando descubren el Ateneo y se ofrecen para colaborar como voluntarios haciendo alguna tarea (duchas, preparar meriendas, acogida en la puerta, atención directa, fiestas …). Todas estas actividades se realizan por la noche o sábado por la mañana pero también programamos salidas para ir al teatro, al auditorio o  bien organizamos cenas o comidas de hermandad donde viene todo el mundo (trabajadores, familias, voluntarios). Esto ya se hacía desde los inicios del Ateneu cuando era Centro Social, es una manera de hacer barrio yde crear cohesión entre los vecinos. Lo valoramos muy positivamente!

 

¿Qué destacarías cómo lo que más te ha aportado o más felicidad te ha dado en este tiempo en San Roque? Lo que has / habéis conseguido? Un reto logrado?

A mí como persona? Por un lado,  el compartir con la gente, que para mí son una familia. Se crean unos vínculos impresionantes y eso es muy enriquecedor. El ver crecer a los niños … Para mí es importante formar parte de la historia de la gente! Desde el punto de vista más profesional, para mí es un lujo el trabajo que tengo, cobrar un sueldo por algo que me gusta y que haría voluntariamente. Si pudiera mantenerme sin trabajar, haría exactamente lo mismo! Disfruto mucho y, de hecho, he hecho toda la vida de voluntaria hasta que me ofrecieron este trabajo.

Un reto logrado? Cuando me ofrecieron ser la coordinadora de proyectos y que confiaran en mí, fue una oportunidad y un gran reto. Fue un paso muy importante el paso de educadora a coordinadora.

 

¿Cómo definirías la relación entre la Fundación Salut Alta y la Fundació Ateneu Sant Roc, a lo largo de estos años?

Os conozco de toda la vida. Mmm … Muchas veces pienso que es a nivel práctico. Necesitamos esto o aquello, tanto unos como otros. A nivel de Centro Abierto quizás nos encontramos en reuniones territoriales y quizás el Director, Salva,  tiene más relación con vosotros.

 

En qué se parecen y en qué no se parecen, nuestros barrios?

Creo que en algunos casos la población es similar, pero aquí en San Roque la mayoría es de etnia Gitana, aunque últimamente hay mucha población paquistaní.

A nivel de estructura  de barrio, también es muy diferente. En San Roque los espacios son más abiertos y se hace mucha vida de calle. La gente saca los “trastos” y vive en la calle. En la Salut Alta, en cambio, está todo más apretado, étsa es mi sensación.

Ahora bien, el vivir tanto en la calle tiene la parte positiva y también la parte negativa. Podríamos hablar de convivencia pero nos encontramos con muchos conflictos.

 

Sabemos que el Ateneo ha sido siempre una entidad combativa dentro de la ciudad. ¿Qué papel crees que ha jugado la Administración, en positivo y en negativo? Los pedirías algo en especial?

Aquí muchas veces pensamos que la Administración ha hecho mucho para tapar. Es difícil que una población evolucione si para tenerla contenta le vas solucionando la vida con PIRMI o otros tipos de ayudas. Yo he oído niños decir que de grandes querían ser Pirmi o yo quiero tener un sueldo sin hacer nada. Todo ello se ha fomentado desde las administraciones … No es pedagógico! Estaría bien que como contraprestación de tener una ayuda, todo el mundo estuviera obligado a realizar algún trabajo en el barrio.

Continuamos con un alto nivel de fracaso escolar y un índice, altísimo, de absentismo. Algo no funciona y, aunque en algunas escuelas han hecho intentos, el sistema no cambia. La sensación de que no pasa nada, de que todo vale,  pienso que ha hecho mucho daño. Estas políticas perpetúan las situaciones familiares.

Y a nivel del Ateneu, recibimos ayudas económicas del Ayuntamiento y de la Generalitat, y el reconocimiento por la labor que hacemos. Pero no estamos atados a nada, somos una entidad privada y, por tanto, la mayoría de nuestro presupuesto es privado. Consideramos que trabajamos con bastante libertad y eso es un privilegio.

A la Administración le pediría compartir el trabajo, en igualdad de condiciones. No sólo hacer reuniones sino ir más allá y plantearnos un trabajo conjunto teniendo los pies en el suelo con lo que es la realidad de la población.

 

Y, finalmente, un sueño para el Ateneo? Y para el barrio San Roque?

Que sea posible realizar? Para el Ateneo un sueño práctico sería conseguir más espacio, no sé cómo, pero hace falta! Y que las personas que han pasado por el Ateneo sea la generación que continúe el trabajo, como voluntarios, monitores, educadores …

Y a nivel de barrio, que las familias vivan una mejoría en todos los niveles. Que sus hijos puedan seguir estudiando y que se arraiguen en el barrio y  con las diferentes poblaciones.

Entrevista realizada por Lidia Solé.

>>Publicat a https://www.fundaciolasalutalta.org/lentrevista-pilar-lopez/  (Gener 2017)

Related Posts

Leave a Comment