17 de octubre: Dia internacional contra la pobreza

17 de octubre: Dia internacional contra la pobreza

Oxfam propone acabar con los privilegios y la concentración de poder para frenar la desigualdad extrema

La desigualdad extrema en el mundo está llegando a cotas insoportables. Actualmente, el 1% más rico de la población mundial posee más riqueza que el 99% restante de las personas del planeta. El poder y los privilegios se están utilizando para manipular el sistema económico y así ampliar la brecha, dejando sin esperanza cientos de millones de personas pobres. El entramado mundial de paraísos fiscales permite que una minoría privilegiada oculte 7,6 billones de dólares. Para combatir con éxito la pobreza, es insoslayable afrontar la crisis de desigualdad.

Oxfam insta a los  líderes mundials a tomar medidas

Medidas que pongan fin a la crisis de desigualdad actual, defendiendo los intereses de la mayoría. Está en manos de los responsables políticos construir una economía humana que beneficie a todas las personas:

  • Pagar a los trabajadores y trabajadoras un salario digno y reducir las brechas con las remuneraciones de los altos directivos: los salarios mínimos se han de aumentar hasta que se conviertan en salarios dignos, asegurando una total transparencia sobre la ratio salarial y la protección del derecho de asociación y de huelga de los trabajadores.
  • Fomentar la igualdad económica y los derechos de las mujeres: compensando el trabajo de cuidados no remunerado; acabando con la brecha salarial entre hombres y mujeres; favoreciendo la igualdad entre hombres y mujeres en los derechos de herencia y sucesión así como sobre la propiedad de la tierra, y mejorando la recogida de información para evaluar los impactos de la política económica sobre niñas y mujeres.
  • Mantener bajo control la capacidad de influencia de las élites más poderosas: creando registros públicos de las actividades de lobby y estableciendo normas más estrictas sobre los conflictos de intereses; garantizando la divulgación pública, gratuita y accesible de información de calidad sobre los procesos administrativos y presupuestarios; reformando el marco normativo, especialmente en cuanto a la transparencia de la función pública; delimitando la participación del sector empresarial en la financiación de las campañas electorales, y aplicando medidas para poner fin a las puertas giratorias entre las grandes empresas y los gobiernos.
  • Modificar el sistema mundial de investigación y desarrollo (I + D) y de fijación de los precios de los medicamentos para garantizar el acceso de todas las personas a medicamentos adecuados y asequibles: negociando un nuevo tratado mundial sobre I + D; incrementando la inversión en medicamentos, incluyendo genéricos asequibles, y excluyendo las normas de propiedad intelectual de los acuerdos comerciales. La financiación de la I + D debe desligarse de la fijación de los precios de los medicamentos con el fin de acabar con los monopolios privados; asimismo, se debe garantizar una financiación suficiente para la I + D de los tratamientos más precisos y que los medicamentos resultantes sean asequibles para todas las personas que los necesiten.
  • Distribuir el esfuerzo fiscal de manera justa y equitativa: trasladando la carga tributaria del trabajo y el consumo hacia la riqueza y el capital; mejorando la transparencia sobre los incentivos fiscales, y recuperando un gravamen sobre la riqueza.
  • Combatir la desigualdad a través de un gasto público progresiva: dando prioridad a aquellas políticas, prácticas y gastos que permitan incrementar la financiación destinada a unos servicios sanitarios y educativos públicos y gratuitos, para luchar contra la pobreza y la desigualdad a nivel nacional; absteniéndose de aplicar reformas de mercado inviables y reformas de eficacia no demostrada en los sistemas públicos de sanidad y educación, y ampliando la prestación pública de servicios básicos (en lugar de la privada).
Oxfam insta a los líders mundials a poner fin a la era de los paraisos fiscals  y a sus efectos nocivos para la humanidad 

Los líderes mundiales deben comprometerse a desarrollar una estrategia más eficaz para acabar tanto con los paraísos fiscales como con otros regímenes preferenciales nocivos. Ha llegado la hora de poner fin a la carrera a la baja en la fiscalidad sobre los beneficios empresariales y de llegar a un consenso internacional para evitar la competencia desleal entre países. Al final, todos los gobiernos, deben establecer las bases para crear un organismo fiscal mundial en el que participen todos los países en igualdad de condiciones.

Nos sumamos a OXFAM Intermon para instar a los líderes mundiales a garantizar la continuidad de nuestro planeta y trabajar por un mundo más justo para todos. 

>>Extret de l’informe Una economia al servei de l’1% (2016) d’OXFAM Intermon.

Related Posts

Leave a Comment