Anita Ramonet

Anita Ramonet

Anita es una de las caras más conocidas del Ateneu. Parece que siempre ha estado aquí y en realidad ha sido así. Le pregunto cuanto tiempo hace que está por aquí y me responde: “Hace 42 años me vine del barrio de la Salud con dos niñas de 12 y 6 meses y llevo unos 30 por aquí. Recuerdo que íbamos a los locales de la Iglesia y la Maruja nos enseñaba ganchillo. A veces venía una asistenta social y la Castro, una monja, que nos hablaba de los problemas del barrio. Un día dimos un simple paseopor el barrio para darnos cuenta de ellos.”

Me intereso por lo que hace el grupo de mujeres y me explica: “Poco a poco fue ampliándose y empezamos a hacer actividades: el teatro, el baile y las sevillanas; la costura y los pases de modelos…” Pero, de repente, se calla y me dice: “No importa lo que haga, cuando estoy en el Ateneu, se me olvidan las penas. A veces a las mujeres se nos llenan las casas de problemas y en el Ateneu los puedes compartir con otras compañeras y compañeros. El Ateneu es una segunda casa donde podemos hablar de nuestros temas. Es un espacio de encuentro para mujeres.

Le pregunto como se siente en el Ateneu, me coge de la mano y me dice: “Me siento apreciada y aceptada.” Y continua: “Yo soy muy nerviosa y muy responsable. Cuando organizamos algo no paro de pensar que las cosas pueden salir mal, pero cuando veo que las cosas van tan bien, me pongo tan feliz que no puedo evitar demostrarlo”.

Le pido que me diga como ve el barrio y me responde mirando al techo :”El barrio tuvo una buena época, pero hace falta muchas manos. Es un barrio bonito, pero está muy dejado. Antes no había luz y ahora la hay, pero aún hay otros problemas.”

Le pregunto por los nuevos vecinos y me contesta: “A veces no nos entendemos hablando, pero sí en las acciones que hacemos, en como son las personas.”

A la pregunta de si alguna vez dejará de venir al Ateneu, ella responde rontundamente: “Nunca, yo vendré hasta el final de mi vida. Además cada vez me gusta más venir”.

David Picó (2007)

Entrades relacionades

Deixa un comentari